Historia de Lisboa - Portugal

RICERCA HOTEL


Arrivo
Partenza

Info:

Informaciones útiles para visitar Lisboa

Info »

News

Atención al cliente

Atención al cliente


Historia de Lisboa


Cómo resumir la historia de una ciudad que antes vio transitar y pararse en las riberas del Tejo milenios de historia y de pueblos y luego, adelantandose a todos, salió a mar abierto abriendo espacio a la geografĂ­a del mundo como la conocemos hoy?

Lisboa ya fue habitada por los fenicios; su mismo nombre deriva del fenicio "Olissipo", "puerto que encanta". Sucesivamente Roma, cuyo dominio empezó en el 205 a.C. y duró doscientos años, le dio el nombre de Felicitas Iulia. Bajo el dominio musulmán, entre el siglo VIII y el siglo XII, fue una ciudad portuaria de fundamental importancia; los árabes la fortificaron (se debe a ellos el primer nĂșcleo del maravilloso Castelo de São Jorge...) y lograron resistir al ataque de los cristianos por 4 siglos antes de ceder, en el 1147, cuando la ciudad fue tomada por Afonso Henriques, primer rey de Portugal.

Azulejos in Alfama Hotel in Portugal

En el XIII siglo el tĂ­tulo de capital pasó de Coimbra a Lisboa, que en los siglos siguientes siguió gozando de gran prosperidad y a desarrollarse gracias a los floridos negocios marinos y terrestres. Su época de oro la vivió en el siglo XV cuando las carabelas salidas desde la desembocadura del Tejo empezaron a surcar océanos hasta ese entonces desconocidos, haciendo de los portugueses los señores incontrastables de los Mares.

Los primeros pasos fueron alrededor de la costa Norte occidental africana; una vez superado el muy temido Cabo Bojador, que segĂșn una superstición muy bien arraigada marcaba el fin del mundo, no hubo más ningĂșn obstáculo a la explotación humana y minera de África occidental.

Storia di Lisboa, Hotel di Lisboa

En el 1447 fue abierta por Vasco de Gama la ruta marĂ­tima para las Indias. Las enormes riquezas llevadas por las expediciones que siguieron en el subcontinente indiano transformaron Lisboa en uno de los más importantes centros comerciales del mundo, además que en la rica y opulenta capital de un potente imperio. Sus lujos dan vida desde el punto de vista arquitectónico al estilo manuelino, por el nombre del rey Manuel I que en esta época encargó enormes edificios y edificios religiosos, primero entre todos el Mosteiro dos Jeronimos, para convertirlos en los sĂ­mbolos eternos de la expansión y de la potencia portuguesa.

Sin embargo ya en el siglo siguiente los enormes costes de las expediciones y de un gran imperio a mantener y la frustrada cristianización de Marruecos pusieron de rodillas a Portugal, que fue una fácil presa por la España de Felipe II. La vuelta a la independencia fue gracias a los movimientos iniciados el 1° de Diciembre de 1640 (todavĂ­a recordado con una fiesta nacional, el DĂ­a de la Independencia) que pusieron fin a 60 años de dominación española.

El fin del siglo vio para Portugal el principio de una nueva edad de oro: literalmente, porque fueron descubiertos en Brasil enormes yacimientos áureos.

Storia di Lisboa, Hotel di Lisboa

Lisboa no hizo pero a tiempo a gozarse su renacimiento porque en el 1755 fue sacudida por el gran terremoto que destruyó más de un tercio de la ciudad: sólo se salvaron los barrios de Alfama y de Mouraria, agarrados a la colina de São Jorge y aquellos de Belém y Ajuda, porque lejos del epicentro. En Belém, donde las obras maestras del manuelino quedaron intactas, se refugiaron la familia real y la corte.

Después de haber conocido también la ocupación francesa, cuando Napoleón intentó colocar al hermano José en el mando del PaĂ­s, en el Ochocientos Portugal vivió en un continuo alternarse de golpes de estado y revueltas liberales y cerró el siglo con la total crisis económica. Se exasperaron los anhelos antimonárquicos, que desembocaron en el 1908 en el asesinato de rey Carlo I y del prĂ­ncipe hereditario Luis Filipe.

En el 1910 fue proclamada la RepĂșblica, con Teófilo Braga como primer presidente. El desastre económico heredado por la monarquĂ­a y las profundas laceraciones internas al PaĂ­s hicieron exacerbar el choque social por toda la década siguiente; estamos en los años Veinte y Portugal como todo el mundo, también se encuentra a afrontar la más grande crisis económica del siglo pasado.

Storia di Lisboa, Hotel di Lisboa

En 1926 un golpe militar lleva al poder al general Oscar Carmona; en 1928 la dictadura se consolida con el nombramiento a ministro de haciendas de António Oliveira Salazar, que en el 1932 se convierte en primer ministro. Su dictadura, de tipo fuertemente fascista, duró 36 años durante los que fueron prohibidas huelgas y movimientos polĂ­ticos y el entero Portugal fue tenido bajo control a través de la censura, de la propaganda y de la violencia fascista de la temida Pide, la policĂ­a polĂ­tica.

Mientras tanto en el exterior Salazar perseguĂ­a con la polĂ­tica de explotación colonial de las tierras de ultramar y cualquier movimiento por la independencia en las colonias venĂ­a brutalmente reprimido por la Pide.

En el 1961 las Naciones Unidas reconocen el derecho a la autodeterminación a todos los pueblos dominados por Portugal; enseguida los independentistas se hacen adelante para reconquistar el control de sus propios PaĂ­ses; es una de las páginas más trágicas de la historia de Portugal, que empeñó sus propias fuerzas armadas en África para tratar de guardar un imperio que estaba ya colgado a un hilo.

En Lisboa la economĂ­a ciudadana estaba cambiando: nacĂ­an millares de pequeñas empresas y su población duplicaba. Sobre este terreno se forma una nueva clase social urbana, una pequeña y mediana burguesĂ­a de ideas liberal-demócratas que engruesa las hilas de la oposición al régimen, ya prerrogativa del partido comunista clandestino.

Storia di Lisboa, Hotel di Lisboa

Mientras tanto entre las hilas del ejército ocupado sobre el frente colonial la intolerancia por el régimen se vuelve cada vez más fuerte. Se prepara el golpe militar pacĂ­fico que el 25 de Abril de 1974 pondrá punto final a la dictadura: es la asi llamada Revolución de los claveles, que, introducidos en las cañas de los fusiles, se convierten en el sĂ­mbolo de la liberación.

En espera de la elección de un constituyente, tomó el poder un Comité de salvación nacional, formado por militares, que restableció derechos civiles y libertad de prensa, disolvió la Pide, liberó a los prisioneros polĂ­ticos y dio comienzo al proceso de descolonización.

Lisboa cambia en estos años su paisaje humano: muchĂ­simos colonos deciden quedarse a vivir en África, mientras desde las colonias más de medio millón de personas de cada etnia elige Portugal como su propia patria y hoy en dĂ­a los retournados son más de un millón. Esto es lo que hace de Lisboa una de las ciudades más multiétnicas y multiculturales de Europa, aunque continĂșe a existir en muchos portugueses un racismo más o menos latente tanto respecto a los retournados como a la nueva inmigración.

Storia di Lisboa, Hotel di Lisboa

En 1986 Portugal entra en la UE y por un cierto perĂ­odo emprende una serie de éxitos económicos que logran levantarlo del abismo en que Salazar y su poco duradero sucesor lo habĂ­an echado. En 1988 Lisboa sufre un grave incendio que destruye enteras zonas del Chiado y del Bairro Alto. Sucesivamente la ciudad empieza un gran proyecto de renovación y recualificación de los barrios históricos y en el 1994 es Ciudad europea de la Cultura.

Luego con el Expo de 1988 el proyecto se extiende y rediseña completamente los escenarios metropolitanos, con la ampliación de las lĂ­neas del metro y el puerto, la construcción, encargada a Calatrava, de espectaculares y funcionales estructuras arquitectónicas en el Parque das Naçoes.

Las numerosas chabolas que surgieron en los años de la descolonización no han sido debeladas completamente, pero al menos diezmadas por una polĂ­tica de construcción que vio surgir en la periferia de la ciudad grandes barrios residenciales que sin embargo tienen bien poco que ver con los ruinosos y grandes edificios de los arrabales de periferia de la mayor parte de nuestras metrópolis.

En estos dĂ­as, meses, años de crisis económica mundial Portugal no podĂ­a ser excepción pero a mirarla, Lisboa parece ser decidida a jugar todos los papeles a disposición de una ciudad tan maravillosa y que en el pasado siempre ha logrado renacer.

Storia di Lisboa, Hotel di Lisboa